Isolación Confundida

Por si no lo sabías, aquí siempre es verano. So' que me fui pa’ Ocean con mi gancho de cerveza artesanal-local y una toalla usá por Tito Puentes que conseguí en Thundershock. Al llegar, me spoteo' en pleno sol y me doy cuenta de un corillo que estaba como chulería en pote, tostones con ajo o paleta de coco de Señor Paleta. El que más te guste. Como me quedé observando su jangueo playero, decidí ponerle nombres a cada uno.

Gian-Ricky, un chamaco con un 4-pack y gorra Rusty virá pa’trás con corte de guaynavarón que lo más seguro tiene una Pathfinder de las viejitas. El varón rockeaba la arena candente mientras se deslizaba y jugaba paleta con Osvimael, un gordito tetón con barba de Pinterest y unas gafas Costa que se las pidió prestá a Gian-Ricky justo cuando Gian pasó pa' darle pon. Osvi tiene corte de que estudia leyes en la UPR-RP, come wraps saludables en Pitanza y por eso llega al calibre de la ciudad elite, Guaynabo. Y también estaba Yadnael, un caco.

Karen, la "Regina George” del grupo de las tipas. Tenía una copa de margaritas que se espetaba en la arena y un high-waist que por mi madre que se lo hizo la abuela porque la tela parecía de mueble de Casa Febus. Sofía controlaba el selfie shooting mientras se daba una Medalla con limón y luego una Gasolina perdiódicamente. Y Mia Raquel estaba esquiniá y sola, lo más seguro por estar escuchando reggaetón. Y en este corillo... Eso solo se acepta en el pre-jangueo' de los #JuevesDeBrava.

Mia es jeva de Yadnael. Lo sé porque busqué el geo-location de Ocean en Instagram, vi una foto de ellos juntos Y LA TIPA LE MANEJA EL INSTAGRAM AL TIPO. HABLEMOS DE PAREJAS QUE COMPARTEN SUS REDES SOCIALES. QUE PAPELÓN.

De la nada, el corillo comienza a discutir porque la toalla más grande y gorda, la de Osvi, no daba para todo el mundo. En pleno dilema, Gian-Ricky encojonao’ comienza a pelear porque se le jodió su wrap de Pinky’s, Mia le saca el deo al horizonte social y pone PJ Sin Suela, mientras Karen, Sofía, Yadnael y Osvi discuten en el fondo y en mute, como en Teatro Breve. La típica escena en que dos personas están hablando por un lao’ mientras el resto del corillo hacen mímicas y muecas pasivas. 

Diache… ¿Esa gente estará hablando de verdad pero bien bajito o solo están moviendo la boca a lo loco como cuando traducen una película japonesa a español? Fíjate… Esa es una buena pregunta. ¿Cómo ellos se entienden si no están diciendo un carajo? ¿Cómo uno puede estar ahí dos minutos como si na’? ¿De qué estarán hablando, si es que están hablando? Hello, yo me quiero enterar. ¿Ellos sabrán que yo me estoy preguntando esto? Yo solo espero que estén hablando de verdad. Como mi tía en ácido, cuando hablaba con el guardia palito todas las noches a las 11:13 atrás de los bleachers de la cancha de basket. Pero volviendo al tema. 

Comienzo a preguntarme sobre las prioridades de nuestro país. ¿Qué nos pasa Puerto Rico? El Churry ya tiene como 24 tiendas, llegó UBER y Pokemón GO, ¿y con to’ y eso no es suficiente? ¿Tenemos que discutir como incompetentes por mierdas como los taxistas? 

Mira, la semana pasada Mami me dió un correazo sorpresa porque Kevin Durant se fue pa’ Golden State. La semana anterior, mi hermana soplaba tiros y fuego por la boca a lo Charizard por lo de Junta de Control Fiscal. Hace 3 semanas todo el mundo estaba #PrayForOrlando por el tiroteo’ donde mataron a 49 mientras nadie puso #PrayForTurkey cuando murieron 41 por una explosión, más 200 y pico heridos. 

O sea, ¿Nadie va a discutir cuando la Vampy se vaya en un trend vegetariano? ¿Nadie va a alzar la voz cuando yo, un foodie elite y catalizador del crossfat, decida retirarme? ¿Cómo haremos cuando las marchas sean equivalente a un Like y un Like sea equivalente a un voto "democrático"? ¿Quién nos va a defender cuando los periódicos nos saquen de contexto la información y la verdad, mientras los canales de televisión nos dejen de vender lujos innecesarios y terror? Esto está mal y me sabe a pasillo de Kmart en quiebra. 

Por irme en mi viaje, me quemé bien brutal y ahora tengo una isolación al punto en que mi piel está confundida como cuando un barista novato te pregunta si quieres tu espresso con un poquito leche. Si no me toco, me arde y me pica. Si me rasco porque me pica, me duele. Si me sobo porque me duele, me dan consquillas y no me puedo tocar. O sea, ¿Qué hago por amor a Rubén Berrios? ¿Qué hago por amor a la agricultura local? ¿Seguir peliando solo conmigo mismo y que nadie haga nada mientras todo el mundo está pendiente a Gian Ricky y su foquin’ sandwich?

Ugh. Mira hoy no estoy “fetch” para escribir. Solo quiero ir a Abracadabra, comerme unos pancakes con Nutella y frutas, tomarme un macchiato doble con café local y después irme a conocer gente en la Calle Cerra. Eso es bien chulo. Pero si hay algo súper chulo es que ya puedes leer todos nuestros posts de El Diario de Un Casi Foodie en nuestra página web -> www.lamafiapuertorico.com/casifoodie