Las Escaleras

Hace poco me caí por las escaleras de casa de mi mamá por salvar una batida orgánica y local de Cocobana. Mi batida tenía jugo de remolacha local así que fue un súper despingue cuando hablamos de coolear las manchas. Salí corriendo pa' mi apartamento a cambiarme y de camino, un guardia en motora se me para al lao' y comienza a observarme, como si yo fuera el Manco. En mi mente solo pasaba: "Si me para, me voy a chavar bien duro, porque tengo 13 botellas de vino abiertas en mi carro (las usé para decorar en RUMBLE), huele a cerveza bien duro porque se me explotó una cuando estaba montando las cajas el día del evento, no tengo mi licencia encima y tengo $4 cash que no creo que me sirvan como defensa.

La cosa es que esos $4 son pa' comprarme el aguacate del día, y Pololo, el vendedor de aguacates del expreso de Trujillo, ya me conoce y desde que ve mi carro, el va asicalando el aguacate y se asegura que sea el mejor. Yo soy una pendejá al seleccionar aguacates. Me pongo más tikis-miki que una novia en Tiffany's & Co. Yo lo toco, lo escucho, yo lo pienso, porque si voy a invertir en un aguacate local, más vale que yo pueda sacarle copia y vender la copia.

Pero volviendo al tema, con media camisa roja-violeta, me llama mi abogada a decirme que vió una foto mía del 2008 con un gancho de limoncillo en Ocean y que debería de quitarla de Facebook porque me pueden joder por eso en algún punto de mi vida. La cosa es que le di share y se molestó bien duro. Vuelve y me llama a decirme que yo tengo que bajarle dos y que no puedo andar por ahí con "machete en mano, paloma en la boca y tirando piñas". O sea, no puedo defender algo en el medio de un descojón dulce. Al final, le dije que tenía razón, borré la foto y pa' bajarle lo "Mario Mozco", le hablé de que RUMBLE quedó brutal, pero no le importó. Pero a quienes le importa, el próximo RUMBLE será en 5 semanas.

‪#‎ViveLocal‬