#LasUnderdogs

Estoy completamente bloqueado y solo puedo pensar en que todo se trata del momentum. Se despiertan los nervios, se calienta el ambiente, cada vez hay más ruido y solo escuchamos nuestro instinto. El rush nos hace funcionar y esta pelea va más allá de 12 rounds. Es cuestión de subir al ring contra un campeón, entre adrenalina, miedo y duda, dejarlo todo a un lado y reconocer que para ser el mejor, en algún momento, tienes que ser el subestimado. Prende el motor, afila los cuchillos, pañuelo en la cabeza, abre el gas, suena la campana… y bienvenidos al mundo de #LasUnderdogs.


Es el 16 de abril, llegan las 12 del mediodía y ya estamos listos en los Jardines del Castillo en Trujillo Alto. Claramente, nosotros en La Mafia, Puerto Rico creemos fielmente en hacer las cosas de una manera un “poco” diferente. Hoy día, la gastronomía local está en un auge increíble, donde los foodtrucks están tomando el mando de la carretera gastronómica. Desde spots, pop-ups hasta eventos, si no hay foodtrucks en el ambiente, algo está caducando. Por eso decidimos darle un twist que va más allá de “ñeñeñé sobre ruedas” o “ñeñeñé rodantes”… Basta con los mismos títulos; vamos a buscar lo que nadie aquí ha decidido enfocarse.

Group

#FoodtruckRepublic nace con la misma base de nuestras creencias en La Mafia, Puerto Rico: UNIÓN. Esta unión de foodtrucks es manejada por los propios dueños de los conceptos gastronómicos móviles en busca de crear una consciencia, guía, estabilidad y orgullo a su trabajo, como también formar un círculo permanente de apoyo. Dentro de este grupo, tener un foodtruck bien pintadito y una página de Facebook activa no es suficiente. Para estar aquí, tienes que aprender a quemarte y bregar con el fuego, a retar el paladar en todo momento, a ser indomable en la cocina, a pensar en grande cuando todos los acontecimientos a tu alrededor te dicen “DETENTE”, “Esto no es lo tuyo”, “Esto es muy difícil”, “Ser chef es solo para hombres”…  Y aquí por fin entran… #LasUnderdogs.


Volvemos al 16 de abril.

Llega Xoimar Manning, propietaria de Yummy Dumplings junto a su hermana Yareli Manning, propietaria de The Meatball Company, ambos en Hato Rey. Hay cervezas en la nevera y se siente el interés y la curiosidad por saber sobre que se va a hablar durante la entrevista. En ese instante, yo no sabía. Amaris Fabre, propietaria de Dondesea en Santurce y Giselle Ortiz, la jefa de La Taquería en Hato Rey llegaron al set y el ambiente se convierte instantáneamente en uno dinámico, natural y perfecto junto a buenas vistas del pueblo de Trujillo Alto. Y al rato llegó Ardy Badillo, dueña de Bluefin en Aguadilla, y en 3…2…1. Arrancamos a conversar.

Ardy, Bluefin

Hay ciertas cosas que debemos de aclarar antes de entrar en la conversación. Y es que esta entrevista la hicimos para adquirir una información constructiva en específico y lanzarla al público como nadie ha querido. Estamos sumamente conscientes que pueden haber cosas que perturben a ciertos lectores, pero nada gráfico, solo real. Entre los temas, era nuestro enfoque encontrar data sobre: permisología/gobierno, publicidad, eventos, competencia dentro de la industria y orgullo sobre lo local. Y aclaramos, no confundas “criollo” con local.


Start-Up

Ya el foodtruck ha cambiado. Para comenzar en la industria, un foodtruck puede ser ideal, pues es más barato que un establecimiento fijo, y si sabes trabajarlo, la comida nos puede unir. Pero.. “Lo hacemos todo. Tienes que ser la recepcionista, cocinera, madre, mesera, vendedora, de todo…”, dice X. Manning, Yummy Dumplings, la cual se dedica a la elaboración de dumplings mientras le das ese giro criollo introduciendo a su producto churrasco, malanga y en ocasiones, bacon cheeseburger.

Xoimar, Yummy Dumplings y Giselle, La Taquería

Pero tiene razón. Aunque la inversión puede ser inteligente al hablar de dinero, ser dueño de un foodtruck es ser todo. Es dar el 100% y aceptar que no todos lo van a apreciar, aclara G. Ortiz, La Taquería. Tras que no existe una guía que le pueda facilitar a los nuevos emprendedores cómo lograr establecer su negocio, el gobierno y las oficinas de permisos se endurecen a un punto donde conseguir un espacio puede tardar más de 7 meses, aunque ya hayas ofrecido propuestas de varios lugares.

Te mezclan los permisos y crean confusión”, dice A. Fabre, Dondesea, donde su enfoque son hamburgers, wraps y emparedados. El nombre de su negocio es algo genial, pues piénsalo, siempre que te preguntas que quieres comer, de vez en cuando te tiras el “¡Dondesea!

El gobierno no está actualizado ni ready para esto. Están preparados para carritos más sencillos, como de hotdogs”, menciona Y. Manning, The Meatball Company, donde este concepto impactan la calle con un menú abundante en albóndigas. O sea, ¡¿A quién no le gustan las albóndigas?!

Yarelis, The Meatball Company


Pásala Bien

Ya los foodtrucks están en todos los eventos. Pero claramente #LasUnderdogs nos dejaron saber que aunque los eventos son geniales, las negociaciones llevadas a cabo por los productores no son las más justas. Ellas piden tiempo, información y flexibilidad dentro de estas actividades. Ampliemos la vista. Cuando se crea un evento, este gira en torno a su protagonista. Por ejemplo: si es de música, sus protagonistas son los músicos, donde la mayoría de las veces, se le pagan a estos músicos por ir y deleitar nuestros oídos. El evento posiblemente vende taquillas, genera dinero a base de la venta de estas y/o para promoción hacen intercambios y/o reciben auspicios con grandes compañías para la promoción como radio, TV, podcasts, como también otros acuerdos similares con productos para exposición de marca como cervezas, licores, ropa, entre otros.

Giselle, La Taquería

Pero, ¿por qué a los foodtrucks se les cobra por entrar a un evento? ¿Por qué no pueden ser tratados como un valor añadido al evento o si el caso es gastronómico, como un protagonista? No es que se les pague a los foodtruck por participar, pero tampoco es tan fácil recibir una invitación y reconocer que solo tendrás un 25% de retorno en tu inversión, ya que tienen que cubrir la producción, empleados, transportación, seguro, entre otros. Es obvio que los eventos tienen como fin generar algunas ganancias como también algún reconocimiento. Ahora… ¿Qué tal si bajamos esas tarifas altísimas (aprox. $400+ entrada por foodtruck), se les maneja solo la permisología del municipio y luego se hace una división de ganancias justa a base de las ventas de cada uno de los foodtrucks, controladas por ventas de taquillas previas en mesas o carpas establecidas por el evento? Si ellos hacen dinero, el evento hace dinero.

El costo y el trabajo que se pasa para una actividad de las que hacen es bien alto para nosotros…” - X. Manning, Yummy Dumplings.

Es súper lógico que $400-$500 de entrada, o en algunos casos más, para un evento sin ventas aseguradas es una ridiculez, como también exigir que no se les acabe la comida. O sea, ¿llevan mucho "por si las moscas" o llevan poco y se van a la segura? Sin proyecciones ni ventas garantizadas los conceptos gastronómicos no se ven motivados a participar de estas actividades, por que al final, son negocios. Y aquí aclaro, eso de “recibir exposición” ya está bien gastaíto’ y ya nadie está en esas. Para eso, el mismo concepto gastronómico puede invertir $100 en Facebook y alcanzar 100,000 personas en una noche.

¡¿Bazinga?!

Amaris, DondeSea

Indirectamente, en la entrevista se dejó algo claro: Para hacer dinero, tienes que tener dinero. Así que si deseas hacer un evento de scratch sin capital, y estás como un vagabundo buscando auspicios y que los restaurantes o foodtrucks te paguen, creo que se va a hacer difícil establecer algo que primero, pueda satisfacer a tu público, y segundo, se vuelva a repetir pronto, incluyendo una participación leal y continua por los foodtrucks o conceptos de comida. Bueno, cada evento tiene su manera de producir como también llevar su visión, pero sería ideal intentar algo diferente y ver los frutos y beneficios mutuos. Pero toma paciencia, pasión y energías.

*Para ver el clip especial sobre la parte de los eventos, oprime AQUÍ para llevarte a nuestro canal de Vimeo*


Revolución

Somos la nueva escena en la isla. La gente está saliendo más. Somos una revolución de comida. Puse un granito y aporté a la comunidad, unificando esta sociedad culinaria”, nos informa A. Badillo, Bluefin, que se especializan en tuna burgers y en hacer esos platos para bajar los munchies luego de las 7pm. Las chicas están muy contentas de haber logrado esta alianza donde el intercambio de ideas es la batería. Por lo visto, las cosas están cayendo en sitio, y cada día sientes más apoyo de las personas a su alrededor. No cabe duda que #FoodTruckRepublic junto a La Mafia, Puerto Rico están dando el ejemplo. Ya la alianza de foodtrucks cuenta con otros jefes como Antojos Foodtruck, El Ñaqui, Thon Thai, Nam Pla, Acai On The Go, entre otros.

Es muy posible que en un futuro cercano se logre formular el primer foodtruck park estable en el Área Metro, donde podrás ir y disfrutar de diferentes cocinas rodantes en un solo lugar. Pero, ya esto es más de permisos que de motivación, y por eso exclamamos a los responsables de los permisos en el área de Miramar, San Juan a que tomen acción inmediata para que esta idea que lleva más de 6 meses en espera, se pueda lograr. Dos pasos para atrás, cae en tiempo, y vuelve pa’ lante.

Amantes (bono)

#LasUnderdogs dejaron claro que un gran porcentaje de sus clientes visitan sus establecimientos gracias a las redes sociales. En la entrevista, tuvimos el atrevimiento de preguntarles sobre sus puntos de vistas sobre los "foodies", blogueros de comida y la primera visita por La Mafia, Puerto Rico. Aunque todas sonrieron y recordaron esa primera vez que fuimos, mencionaron sobre los nervios y felicidad por nuestra visita. Claro está que somos (les estoy hablando ustedes blogueros) unas herramientas de publicidad excelentes, y está en nosotros dar lo mejor de lo mejor. #LasUnderdogs son fanáticas del club de blogueros porque somos esa red genuina de información pura y pesada, que la transmitimos sin costo ni miedo.

Taco vegetariano, de La Taquería

Cuando finalizamos, comprendí algo. Nuestra intención en La Mafia, Puerto Rico es expandir tus oportunidades en todo momento mientras nos acercamos a nuestra meta: Dejar de existir. Hemos despertado un orgullo gastronómico en la isla que nadie lo pudo hacer en años. Hemos brindado un apoyo y amor a quienes nunca lo sintieron porque las negociaciones siempre eran de “toma-y-dame” y no de “toma…”. Y mientras los conceptos gastronómicos permitan sentir y comprender que nuestra verdadera intención en unirnos, el camino de nuestra inexistencia se acerca y nos dirige a pensar que en algún punto tenemos que comenzar de nuevo, y sin duda, volver a ser… #LosUnderdogs.


Para actividades fenomenales en Los Jardines del Castillo, puedes comunicarte al 787-616-5028 / 787-748-1864 o un correo electrónico a jardinesdelcastillo@gmail.com. Para ver su página de Facebook y más información, oprime aquí.

¡No te pierdas nuestras últimas entradas!

- Sensorial

- Siempre seremos... SODA

¡Síguenos en las redes!

twitter  instagram  facebook