Cocina de Raíz

De camino a Arecibo, pensaba sobre cuán difícil debe ser abrir un restaurante. Conozco y soy amigo de muchos chefs que veo como día tras día deprecian, no por malo, sino por lo exigente que es la industria gastronómica y la velocidad en la que se mueve. Las horas que hay que invertir son inhumanas y los que están en ella no lo hacen por pasión, lo hacen por amor.

Chef Pierre Michelle Trazanco, de Arado • Cocina de Raíz, Arecibo

Chef Pierre Michelle Trazanco, de Arado • Cocina de Raíz, Arecibo

Pasando Dorado, llegué a un pensamiento popular, pero muy interesante y más cuando nos concentramos en nuestro presente: “Estamos donde queremos estar”. Todo esto comienza cuando acordamos ir a Arado • Cocina de Raíz, el nuevo restaurante en Arecibo, creado hace unos meses por el chef Pierre Michelle Trazanco y Kathy Galindez.

Conocía el proyecto pero no había estado muy pendiente a su presencia. Conozco a Pierre por su trabajo anterior pero no analicé su proyecto como todo el mundo debería hacerlo ya que en el centro de Arecibo, en una zona muerta pidiendo a gritos gentrificación, ellos metieron mano.


“Esto ha sido bieeeen cuesta arriba” me dijo Chef Pierre cuando hablaba con él.

Por lo que entendemos, en Arecibo los permisos para operar como negocio pueden tardar hasta un año. Todo depende de la diligencia del propietario y sus energías. 

Llegué y lo primero que hice fue analizar qué él hará cuando se le explote el lugar como la atracción que es. Con 8-10 mesas, sentando 25 personas máximo, solo pensé: “EXPANSIÓN”. Y cool, eso pasa cuando uno cree en un proyecto y es visionario. El salón calma la vista con su estilo oscuro pero por razones de fotografía e iluminación, tuve que bailar con la cortina de una ventana y dejar que el sol entrara a su casa.

"Todos sabemos que es difícil el farm to table, que incluso es como un trend en estos momentos pero nuestro enfoque es mantener el espacio pequeño un menú pequeño pero en él trabajar con varios suplidores que hagan que nuestra oferta sea extensa." nos dice la pareja.


Les dejo saber que cada vez que voy a tirar fotos, sacar videos, comer o lo que sea por primera vez a un restaurante, yo nunca sé qué carajos voy a hacer. Así que lo primero que hice fue entretenerme buscando luz y diciéndome: “Na’ cabrón, tienes 2 minutos para saber a dónde llevarás esto”.

Tan pronto Pierre dice “chuletón”. Ahí está. Rústico, intenso, candente.  Pa’ la cocina (que caben 4 personas máximo) y vámonos que es tarde.

Con calma, el chuletón duerme en el horno hasta su punto perfecto, un rissotto se besa con la mantequilla, queso y crema mientras un huevo frito canta más rápido que Residente en “La Cátedra”. En harmonía, todo sale en su tiempo. Se montan uno encima del otro y con bastante peso, llega a la mesa. Con una piel crujiente, el chuletón a caballo posa y yo lo que quería era meterle mano.

Pero bueno, eso de escribir novelas lo dejo pa’ después. 


Comimos. Hablamos. Entendimos.
 

“Nosotros queremos hacer lo que nos gusta. Abrimos este concepto con mucho sentimiento y no con lógica genérica. Si fuera otro de por ahí, hubiera abierto un lugar de churrasco y mofongo y me lleno de chavos, pero eso no es lo que Arecibo necesita. ¡Yo soy de aquí!”, dijo el chef.


Es clave rodearse de mentalidades como éstas. Que hagan lo que le salga de los cojones, pero con base, fundamento e intenciones constructivas. Que reten el status quo y suden la gota gorda. Ven la puerta en el mercado y toman la oportunidad para atravesarla, aunque en muchos casos es una llena de riesgos.

"El dinero es un factor importante pero la creatividad es la que va a levantar bloques. No importa el municipio ni el color hay que ponerse los guantes y dar pelea, al final nosotros, la nueva generación de comerciantes, somos los que levantamos nuestro pueblo", nos dice Galindez.

Veo a Arado como esa joyita que para muchos puede quedar lejos pero para otros, eso es casa. Explotao' o tranquilo, tiene mucho potencial de impactar al boricua de toda la isla, especialmente en el norte. El nombre es fuerte, la cocina es sólida y los dueños están enfocados. Al final, yo solo sé que llegará un punto en el cual no podrán sentar 20 personas en el salón.

Mínimo.

 

Arado Cocina de Raíz queda en la Calle Manuel Pérez Freyte #258, Arecibo y opera los jueves de 5pm-10pm, los viernes y sábados de 5pm-11pm y los domingos de 12pm-7pm. Puedes reservar tu mesa llamando al 787-680-1593 pero hazlo con tiempo porque en serio, es pequeño y está tomando auge.

También, Chef María Mercedes de Gallo Negro hará un "take-over" de Arado el 11 de julio mientras Chef Pierre hará un "take-over" del restaurante Gallo Negro en la Ave. Ponce de León, el 17 de julio de 5pm+ junto a Chef María Mercedes. Sí te interesa el evento, oprime AQUÍ.

 

Atentamente,

Rafael N. Ruiz Mederos
La Mafia, Puerto Rico