Que No Hacer En Un Restaurante Local

Nosotros en La Mafia, Puerto Rico nos enfocamos en expandir tus oportunidades. Y para esto, hemos tenido que trabajar fuerte y tener el privilegio de visitar más de 200 restaurantes. Hemos visto, probado y experimentado la comida y el servicio local y no nos queda remedio de dejarte saber las cosas que no debes de hacer en un restaurante local.

1. Comparar

Alante’, no compares. No todos los conceptos gastronómicos son iguales aunque caigan bajo la misma categoría. Los dueños o chefs no tienen la misma visión, como tampoco la misma comprensión del cliente. No porque hacen hamburguesas significa que las papas y el refresco está incluído. O si tienen pizza en el menú, hacen delivery en menos de 30 minutos. En ocasiones, comparar aumenta tus expectativas basadas en un protocolo establecido por compañías globales, las cuales destruyen tu bonita experiencia de comerte algo excelente. En arroz y habichuelas, “no compares chinas con botellas”.

'Pérate... Así no es...

2. Tarde

NO llegues 5 minutos antes de cerrar. En realidad, puedes. Pero consigue el número del restaurante, marca e informa que estás de camino. Aunque te mencionan que cierran a tal hora, informa que lo haces para ayudar a prepararlos y que si llegas antes de tiempo, entiendes que no tendrán problemas en atenderte. Como todo negocio, ellos deben de seguir su horario, pero en el caso de los restaurantes, muchos son proactivos al momento de cerrar. Organizar las cosas luego de un turno es bien tedioso, y más cuando el restaurante se preocupa por el bienestar de todos, lo cual puede tomar hasta horas.

3. Regatear

A nosotros nos da cosita esa gente que compra cupones o va a un lugar porque hay un descuento sin analizar qué verdaderamente está sucediendo y sucederá entre ambas partes: negocio y consumidor. Es bueno ahorrar, así como incluir estrategias de ventas al público, pero ya los restaurantes locales se están viendo forzados a tener todos los días especiales para atraer gente que apenas conocen para combatir a las cadenas extranjeras. O sea, ¿deseas que el restaurante te venda un especial o una experiencia? Al comprender esto, puedes observar desde las gradas que el restaurante local y pequeño no está en posición para bajarte el precio o darte un especial porque en 5to grado le prestaste un lápiz a la sobrina del cocinero. Regatear es bien 2004. Estamos en el 2015, people.

4. Criticar

Acho, esta sí me gusta. Gracias a las redes y a esta ola indie de la libre expresión, todo el mundo tiene una "opinión válida". O peor... Una "crítica constructiva". Claro, cuando lo hacemos de manera informada, educada y empáticamente. Y de la nada… La persona no está satisfecha. Le sube la adrenalina junto a la pasta, la mimosa y el Facebook. Foto, contenido y boom… el worst-case-scenario para muchos restaurantes acaba de suceder. Acaba de meterle un izquierdazo sin comprender qué sucede en una cocina, o en el negocio. Mira, TripAdvisor y esas cosas son buenas (más información en la #9), pero hemos estudiado y analizado: una opinión negativa del público afecta a los restaurantes muchos más que 25 opiniones positivas (esto incluye nuestro perfil).

Si no tienes experiencia (chef o 25 años en la industria de la comida y bebida), mano... No. Por eso mismo nosotros no criticamos ni damos opiniones sofisticadas. Respetamos demasiado a los trabajadores de la industria para molestarlos o joderle la vida con un comentario. Simplemente, hablamos de lo bueno. Como tú y yo.

Nota: Las personas con experiencias no están por ahí criticando al restaurante local. Ellos están cocinando bien cabr*n o enseñándole a los próximos capos de la cocina a cómo aguantar el calentón.

Otra nota: #HablandoClaro, a nosotros no nos molesta que nos critiquen. Nosotros nos nutrimos de eso. Es como una energía escondida que simplemente nos guía y nos deja saber que tenemos que ser mejores y trabajar fuertemente para hacer de lo mejor posible de tus experiencias gastronómicas.

5. Chicle

Deja el chicle pa’ antes del grajeo’. Nada peor que servir y limpiar para luego tener que quitarle uno o dos chicles masticaos’ y gastaos’ a los cubiertos y/o vasos después del turno. Hay que considerar que los trabajadores (especialmente meseros, bussers y lavaplatos) tienen que tirarse la misión de limpiar los utensilios a las millas de chaflán y que a mitad del proceso, todo se detiene cuando se encuentran con este fenómeno. Ahí está. Listo para despegar. Menta gastada con pocas intenciones. ¡Uy!

p.s. Dependiendo del jefe, hay empleados que los envían a despegarlos de debajo de la mesa con una espátula o lo que tengan que usar.

6. Menospreciar

El trabajo en la industria es uno de gran esfuerzo mental. Mientras más volumen, más tienes que reorganizar tus prioridades, y en estos casos, no hay iPhone, calendario o asistente que valga. Los meseros en Puerto Rico ganan menos del mínimo y ser mesero va más allá de tomar una orden, poner platos en la mesa y bregar con la propina.

Aunque siempre el tema de la propina surge, este es uno delicado. El consumidor debe de comprender que esto es parte de la experiencia y que las personas sirviéndole no tienen nada asegurado. No siempre recibirás el servicio que deseas (recuerda: expectativas) y por eso, en la mayoría de los casos, el gerente o encargado siempre estará dispuesto a ayudar. Pero del lado de público, los trabajadores deben de comprender que ellos están entrando a un trabajo donde nada es seguro. Ellos tienen que trabajar y estar dispuestos a mejorar en todo momento; incluyendo sentir empatía por el cliente que no sabe expresarse, valorar ni degustar.

Consejo de mesero al público: Ponte en mi posición. Solo quiero servirte, que estés contento y poder ganarme la vida.

Consejo del público al mesero: No porque venga con una oferta significa que bajarás tu estándar. Recuerda siempre dar el cien.

 

7. Ve con tiempo

En los restaurantes locales mayormente hacen las cosas de “scratch” o no tienen un “prep” (de preparación) bien grande ejecutado. Esto hace que la cocina trabaje un poco más lento en comparación a los restaurantes de comida rápida, pero con un buen entrenamiento, he visto a 2-3 cocineros sacar platos para más de 40 mesas sin demora alguna y en algunos casos, hasta más rápido que un equipo de 4-5 cocineros.

Queda muy claro que mientras más volumen, la calidad se sacrifica. Pero al restaurante y al cliente reconocer esto, el temple cae en sitio y el tiempo es nuestro amigo.

8. Celular

Está cool tirarle la foto y compartirla con tus amigos. Pero mano, todo el tiempo con el celular ahí encima del bigote. No es fácil servir rápido y eficientemente cuando tienes el menú hace 10 minutos en la mesa y no lo has visto porque bae está hablándote porquerías. Los meseros funcionan en una ronda, y si fueron a tu mesa en el momento apropiado pero no sabías porque ni viste el menú, significa que su ronda se atrasa y tendrás que esperar más.

Consejo de La Mafia, Puerto Rico: Nosotros creemos que la comida nos une. Y aunque nuestro trabajo conlleva el monitoreo constante de nuestros perfiles y un servicio sin parar, siempre buscamos el tiempo de desconectarnos, comer con nuestros seres queridos y pasarla bien. Pásala bien.

Nota: Abajo está el enlace donde restaurant hizo un estudio e informa como el uso del celular en la mesa puede atrasar el servicio por casi 50 minutos.

http://themetapicture.com/people-kept-complaining-this-restaurant-sucked-look-what-they-found-out/

9. TripYelpvisor

Normalmente en Trip Advisor y/o Yelp quienes comentan son turistas. Es normal ver comentarios fenomenales cuando las personas que no son de aquí prueban un buen mofongo o pastelillo por primera vez. Aunque sí hay comentarios negativos, hemos visto como la fuente de Trip Advisor no es la mejor para los foodies locales. Confunde e infla. Mientras más commentarios, votos y negociaciones con ellos, el estado del restaurante mejora en la página. Vete local. Si nosotros no podemos expandir tus oportunidades como deseas, hay otros medios locales que puedes seguir y encontrar lo que buscas.

Hay más cosas que como clientes de la industria debemos de comprender para que continúe siendo una exitosa. Puerto Rico tienen un potencial increíble en la gastronomía y es uno de los países donde su propia gente exige una calidad y sabor fuera de lo normal. O sea, en Puerto Rico se cocina brutal, pero dar lo mejor a clientes que no les importa, es un poco difícil.

Ahora... Release the kraken!
 

Atentamente,

La Mafia, Puerto Rico

Síguenos en Instagram: @LaMafiaPR